¡Atención, divorcio! Nos veremos en los tribunales (ver vídeo)

03/09/2020
Laura Servent Abogada de familia

En una separación, esta frase la interpretamos como una declaración de guerra. Qué hay de verdad?

La elección del título del video no se debe al caso Leo Messi y el Barça aunque ciertamente sería un caso para tratar el tema del tiempo y el baile con el que se cuecen los acuerdos. Pero no, el título no viene motivado por el caso Messi. La expresión "nos veremos en los tribunales" es una de esas frases que cuando la oímos todos la interpretamos como una declaración de guerra.

No quiero hacer una oda al acuerdo sino que he escogido el título porque dejar de intentar de llegar a un acuerdo de separación cuando hay hijos menores es la manera más rápida de avecinarse al fracaso.

Tenemos miedo de fracasar y por eso a veces no intentamos llegar a un acuerdo y no nos sentamos a hablar de pensiones custodias porque presumimos que no alcanzaremos un acuerdo.

El divorcio para los que conozcáis la materia es jurídicamente 
un contrato y el Convenio de Divorcio es un contrato que se cuece bien con el diálogo las dos partes o bien por la propuesta de un abogado como especialista en derecho de familia.

Como abogada de familia me toca redirigir a muchos de los clientes que ponen en su boca la frase "pues nos vamos al tribunal" me toca redirigirlos.

Un divorcio no es una guerra. En una guerra tenemos un claro enemigo en el campo de batalla. En cambio, en un divorcio tenemos a un compañero que tras el divorcio vamos a tener que seguir pilotando la nave. Por ejemplo, para el supuesto que padre enfermara la madre asumirá el tiempo que los hijos tendrían que haber estado con el padre hasta su recuperación.
Por ejemplo, para el caso de inscripciones en centros educativos vamos a necesitar la firma de los dos.

Por ejemplo para el caso que la madre pierda su puesto de trabajo el padre deberá contribuir más a los gastos de los hijos.

Por lo tanto, ver al padre o a la madre de nuestros hijos como a un enemigo que batir en un campo de batalla judicial es un error estratégico.

Por último querría decir que intentar llegar a un acuerdo, incluso cuando no se consiga el acuerdo, jamás es un fracaso.