Es posible pactar la custodia compartida de nuestro perro? (ver vídeo)

28/10/2020
Laura Servent Abogada de familia

Qué pasa con Bobby? Qué pasa con el perro de la familia después de un divorcio?

El marido dice lo he pagado yo. Pero el perro, Bobby, es uno más de la familia!

Cuando os decía en videos anteriores que en un divorcio siempre es mejor llegar a un acuerdo este es un claro ejemplo.

Las normas, las normas de un procedimiento, lo que los abogados llamamos normas procesales, a veces son como el cemento y éste es un caso claro que si no llegamos a un acuerdo el juez del divorcio no va a poder decidir absolutamente nada sobre Bobby, el perro de la familia.

Las normas procesales impiden al juez poder decidir sobre el perro, el gato, o el loro de esta familia, si no hay acuerdo.

El perro es uno más de la familia y es muy lógico, muy comprensible que las partes quieran un régimen de visitas para con el perro, que quieran seguir cuidando a quien les ha dado tan buenos momentos.


En cambio, en un ACUERDO DE DIVORCIO sí podemos pactar un régimen de visitas sobre el perro, gato o la mascota.

Podemos introducir una cláusula y regular, de acuerdo con la distancia de los nuevos domicilios, estancias de los hijos con cada progenitor, cómo se repartirán la estancia del perro con cada uno de los progenitores, así como también cómo se pagarán los seguros, vacunas y veterinarios.

Es decir, lo que un juez de familia no puede decidir en juicio, lo estamos decidiendo y solucionando cada día en acuerdos de divorcios inteligentes.